Últimas Noticias
Home / Opinión / Arriesgando la vida por Honduras

Arriesgando la vida por Honduras

Por: Matt Ippel, SJ | Aprox. 7 min. de lectura.

Lo que podemos esperar, tanto mi equipo como yo en particular, es una agresión física de fuerzas criminales, a que nos desaparezcan, a que nos sigan desprestigiando y estigmatizando de muy diversas maneras, o en el menor de los casos, a que se nos demande y finalmente se nos sentencie a terminar en el pozo[1].

Así respondió Padre Ismael “Melo” Moreno, un compañero jesuita, a ataques contra su persona que pretendían desacreditar su trabajo y amenazar su vida. El Padre Melo es el director de Radio Progreso[2] y el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC). Ambas instituciones de la Compañía de Jesús en Honduras. Melo es reconocido internacionalmente por su promoción de los derechos humanos y la libertad de expresión en un país caracterizado por sus instituciones débiles, corrupción oficial y una taza extremamente alta de homicidios.

En el mes de julio, el Padre Melo fue atacado[3] por la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, quien lo acusó de “agitar” al movimiento estudiantil y de “promover prácticas y comportamientos que…generan violencia entre los estudiantes universitarios” los cuales siguen en huelgas y manifestaciones, denunciando la estigmatización continua y criminalización de estudiantes por las autoridades universitarias. Además, la UNAH terminó su convenio académico con el ERIC.

A pesar de sus intentos de promover el diálogo, incluso el año pasado donde participó en la mesa mediadora entre los estudiantes y las autoridades universitarias, y de transmitir la necesidad de incluir todas las perspectivas en la mesa, especialmente los universitarios, el Padre Melo ha sido atacado por la rectora Julieta por “instigar” la reciente violencia y el irrespeto de las autoridades.

P. Ismael Moreno, SJ.

/////
Este ataque público contra Padre Melo por la rectora de la UNAH es, por un lado, una amenaza a una fuente independiente de información y, por otro lado, una amenaza a su vida y las vidas de los con quien trabaja. Es enraizado en una narrativa más amplia que hace que cualquier voz disidente sea el “enemigo.” La preocupación por el trato de los defensores de derechos humanos, ambientalistas, periodistas, movimientos estudiantiles y todos aquellos que componen la “oposición” o son considerados ser “amenazas” para el establecimiento político-militar-empresarial que mantiene el poder en Honduras y no sólo son los riesgos implicados para estos individuos y organizaciones, sino que también  cierra los espacios de debate público, diálogo y pensamiento crítico, todos los cuales son claves para una sociedad democrática.

Estas fuerzas dominantes se dedican, sugiere el Padre Melo, a la estigmatización y criminalización de los que participan en la protesta social y los que defienden los derechos humanos y ambientales. Y esa realidad ha empeorado con las reformas del Código Penal que contiene mucha ambigüedad y amplitud las cuales   abren las posibilidades de criminalización de aquellos que critican y denuncian al régimen actual y toman las calles en protesta social, clasificándolos como terroristas.[4] En un reciente artículo que citó el Padre Melo, él dice que hay una progresión de cuatro etapas a ese proceso: primero, estos individuos y organizaciones son ignorados; segundo, son estigmatizados; tercero, son criminalizados; y, por último, son asesinados.[5]

Dada esta realidad, las acusaciones de la rectora de la UNAH son extremamente preocupantes. Los sectores muy poderosos de la sociedad hondureña que se sienten amenazados por el trabajo de Radio Progreso y ERIC pueden utilizar las palabras y acusaciones de Señora Julieta para difamar y deslegitimar estas instituciones. En un país donde la violencia y la impunidad reinan, la insistencia de la rectora de que el Padre Melo es irrespetuoso de autoridad y promueve caos y anarquía sólo puede ser vista ominosamente. Sus palabras, nos muestra el Padre Melo, son parte de un proceso de ignorar, desacreditar, criminalizar y matar a toda oposición.

P. Melo en una protesta.

//
Ha sido una escalada de riesgos y amenazas[6] no sólo en contra del Padre Melo, sino también en contra el equipo de ERIC y Radio Progreso que recibe, junto con el Padre Melo, medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En los últimos años, dos compañeros de ERIC-Radio Progreso han sido asesinados – Carlos Mejía en el 2014 y Nery Jeremías Orellada en el 2011 – y dieciseis compañeros han sido objeto de amenazas desde el golpe de estado en el 2009. A finales de marzo del 2017, una campaña de difamación[7] se enfocó contra el Padre Melo, Salvador Zúniga, un líder indígena reconocido y miembros de Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas en Honduras (COPINH) – cuya fundadora, Berta Cáceres, fue asesinada el año pasado. La campaña pretendió a descreditar a Padre Melo y a los otros individuos y organizaciones, acusándolos de tener vínculos con el lavado de dinero y el narcotráfico. Muchos expresaron su preocupación por la persistente victimización de grupos de derechos humanos y ambientales a través de esta campaña de difamación, centrada en debilitar, estigmatizar e, incluso, criminalizar a estos individuos y organizaciones.[8]

El trabajo de derechos humanos, comunicaciones, análisis social y acompañamiento que se realizan ERIC-Radio Progreso los ponen en mayor riesgo de estigmatización, desacreditación e incluso muerte. Y todo eso ocurre en un contexto marcado por instituciones hondureñas muy débiles y corruptas, impunidad y casos de asesinatos no resueltos además de la falta de protección a los defensores de derechos humanos, ambientalistas y periodistas. Honduras sigue como el país más peligroso para activistas ambientales (basado en el número de asesinatos per cápita) con 127 activistas asesinados desde el 2007, catorce de ellos muertos el año pasado, incluyendo a la internacionalmente conocida Berta Cáceres, según Global Witness.[9]

//

Estos peligros, amenazas y asesinatos han aumentado significativamente después del veintiocho de junio del 2009. Fue el día del golpe de Estado y es clave para entender la Honduras actual.

En La madrugada del veintiocho de junio del 2009, fue destituido el presidente Manuel Zelaya y fue sacado del país en sus pijamas. La élite hondureña en conjunto con el ejército, la Corte Suprema y la mayoría del Congreso orquestaron cuidadosamente el golpe de Estado que fue legitimado por los gobiernos de los Estados Unidos y Canadá.

Este acontecimiento cambió el país, socavando cualquier avance de democracia y justicia que se había logrado en los años anteriores. Abrió la puerta del país a altos niveles de violencia y represión, el aumento de la militarización, la mayor desigualdad con la riqueza concentrada en una pequeña cúpula de más o menos diecisiete familias, un proyecto político-económico-militar cada vez más autoritario el cual beneficia a  unos pocos y su conversión en un cuasi “narco-estado” siendo un punto intermediario del 80% de la cocaína sudamericana. Además, dio la bienvenida a las corporaciones multinacionales, entre ellas muchas de Canadá y los EEUU, para sacar provecho de las tierras hondureñas y los bienes naturales, mientras que los habitantes están forzados a salir de sus tierras, criminalizados por protestar y defender sus derechos y hasta asesinados para que los empresarios adinerados en Honduras y las corporaciones multinacionales gocen de beneficios inmensos.

Por casi dos siglos Honduras ha sido el patio trasero o “backyard” de los Estados Unidos.[10] Desde 1823 ha funcionado la Doctrina Monroe que “establece que si un país del continente amenaza los intereses, los derechos o el patrimonio de ciudadanos o empresas de Estados Unidos, Washington tiene el derecho de intervenir en ese país para garantizar su patrimonio, derechos e intereses.”[11] De alguna forma u otra, esta política intervencionista, además de ser defensora y promotora ardiente de la “democracia”, ha caracterizado la presencia estadounidense en las tierras catrachas a lo largo de la relación entre ambos países la cual incluyó la construcción de Honduras como “república bananera” por las empresas estadounidenses y su presencia estratégica política-militar, intensificada por Reagan y su lucha contra el comunísimo creciente en la región, donde el país centroamericano recibió el nombre “USS Honduras”.

Ha sido su patio trasero, una inversión estratégica política, económica y militar, donde la promoción de la democracia ha enmascarado a menudo graves violaciones de derechos humanos. La búsqueda de sus propios intereses y el apoyo a  la legitimización de gobiernos autoritarios y dictatoriales ha encontrado en ellos grandes aliados. Es su patio trasero donde los grupos hondureños e internacionales de solidaridad siguen denunciando las violaciones horríficas e injusticias, pero los dólares siguen llegando al sur, apoyando el régimen actual, en particular el ejército y la policía conocidos por sus tácticas represivas, su uso de escuadrones de muerte y la creciente militarización desde las calles hasta el campo, protegiendo intereses económicos importantes y actuando con impunidad. Esto resulta en la represión y el silenciamiento de las voces disidentes, como en el caso de Berta Cáceres, los y las estudiantes en la UNAH, las comunidades indígenas que enfrentan a la máquina extractivista que explota su territorio y sus vidas.

El veintiocho de junio del 2009 es la fecha en la que mi país, junto con Canadá, decidió poner sus intereses económicos-políticos-geográficos-militares por encima de la soberanía y el bienestar del pueblo hondureño. Por no haber denunciado el golpe de Estado y por haber apoyado el estatus quo, los gobiernos estadounidenses y canadienses legitimaron el golpe de Estado que ha resultado en estas graves consecuencias, donde reina la binaria corrupción-impunidad.

Asimismo, el golpe de Estado ha permitido la consolidación del poder[12] del presidente hondureño actual, Juan Orlando Hernández (JOH). Ha logrado acumular el poder político, hasta el punto de que son pocas las instituciones que el mismo JOH o por medio de sus aliados no las manejan. Por eso, a pesar de la ilegalidad de su reelección (tal como es prohibida por la Constitución), JOH tiene casi asegurado su camino a la presidencia para el periodo que comprende los años 2017-2021. El continuismo promovido por JOH y sus aliados sigue debilitando el Estado de Derecho en Honduras.

Matt y el P. Melo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por eso es tan importante la fecha. Este es el contexto en que viven las y los hondureños. Sin embargo, es también la fecha, y hasta ahora, cuando mujeres y hombres, jóvenes y mayores, tomaron las calles para protestar y resistir el continuismo basado en un modelo neoliberal extractivista que va aplastando la independencia y soberanía que exige el pueblo hondureño. Las y los defensores de derechos humanos, dirigentes, activistas, comunidades indígenas, jóvenes, campesinos, entre otros luchan por una Honduras más justa, solidaria y digna.

Concluyo con “Nuestra Palabra” desde Radio Progreso y ERIC que proclama la erupción de la primavera:

Soñamos con una Centroamérica Independiente de miseria y esclavitud, de militarismo y de la ley de los fuertes, del patriarcado y de todo tipo de dominación y opresión. Soñamos con una Centroamérica Libre de violencia, corrupción, impunidad y desigualdades. Soñamos con una Centroamérica que construye Soberanía frente a los países ricos del norte y de sus multinacionales, y ejerce soberanía sobre sus bienes naturales y en donde toda su gente es soberana porque decide desde lo que piensa, quiere, añora y construye en armonía con los derechos de los demás y de la madre naturaleza.[13]


Matt Ippel, SJ
Estudiante de la Maestría en Filosofía – Universidad Antonio Ruiz de Montoya.
Apoya en la Promoción y Desarrollo Juvenil en Servicios Educativos El Agustino (SEA), El Agustino.

 

Nota: Este artículo está basado en un artículo que escribí para The Jesuit Post el 5 de agosto del 2017. https://thejesuitpost.org/2017/08/finding-hope-in-honduras-padre-melos-fight-for-human-rights/

 

Referencias: 

[1] “El Pozo” es una cárcel de máxima seguridad en Santa Bárbara, Honduras. Es considerado como un infierno.
[2] Radio Progreso llega a muchas comunidades rurales y las ciudades más pobladas del país. Sirve como una importante voz independiente en un país donde intereses poderosos controlan la mayoría de los medios de comunicación.
[3] Esto ocurrió después de que el Padre Melo acompañó el grupo venezolano “Guaraguao” a un concierto organizado en la UNAH a solicitud de los estudiantes.
[4] http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/nuestra-palabra/item/3837-un-c%C3%B3digo-penal-a-la-medida-21-agosto-2017
[5] http://www.lavanguardia.com/internacional/20170706/423346527366/ismael-moreno-berta-caceres-honduras-emirgacion-estados-unidos-violencia-dictadura.html
[6] http://defensoresenlinea.com/oficina-del-alto-comisionado-condena-campanas-de-desprestigio-contra-personas-defensoras-de-los-derechos-humanos-en-honduras/
[7] Radio Progreso-ERIC argumentó que se usaba esta campaña de difamación como una fachada para ocultar y desviar la atención de lo que estaba pasando simultáneamente en Nueva York, en donde el testimonio de los hermanos que operaron los Cachiros, una organización hondureña de narcotráfico, fue implicando a algunos funcionarios del gobierno y líderes empresariales en Honduras. (http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/nuestra-palabra/item/3571-el-cantar-de-los-cachiros-y-los-pol%C3%ADticos-hondure%C3%B1os-01-abril-2017)
[8] http://www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/en/contexto/item/1704-gobierno-emprende-apologia-del-odio-contra-defensores-de-derechos-humanos-copinh-y-libre
[9] https://www.globalwitness.org/en/campaigns/environmental-activists/defenders-earth/
[10] http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/reportaje/item/3772-%C2%BFqu%C3%A9-seremos?-%C2%BFpatio-trasero-o-casa-propia?
[11] Ibid.
[12] Efectivamente, JOH controla el Congreso, la Corte Suprema, las Fuerzas Armadas y la policía.
[13] http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/nuestra-palabra/item/3894-septiembre-en-centroam%C3%A9rica-20-septiembre-2017

Documentos relacionados:

– La Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús: http://jesuitascam.org/comunicado-2/
– La Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina (CPAL): http://www.cpalsocial.org/documentos/carta_a_melo_agosto_7_2017.pdf
– Jesuit Conference of the United States and Canada: http://jesuits.org/news-detail?TN=NEWS-20170804100822
– Canadian Jesuit Provincials Letter to Prime Minister Justin Trudeau: http://www.cpalsocial.org/cara_de_los_provinciales_de_canada_al_primer_ministro_sobre_la_situacion_del_eric_radio_progreso_en_honduras_1920

 

Check Also

Francisco, un remezón de alegría para nuestra Iglesia.

Por Julio Hurtado, SJ | Aprox. 4 min. de lectura. Hace algunas semanas nos llegó ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× cinco = 25