Últimas Noticias
Home / Opinión / imPACtando

imPACtando

Por Dennis Mundaca SJ | 3 min. aprox.
Del veinte al veinticinco de marzo se llevó a cabo en Lima una reunión que congregó a algunos jesuitas y laicos de América Latina y el Caribe. El fin de la reunión fue la revisión del Proyecto Apostólico Común (PAC) y su impacto en el continente.

El PAC es un documento que marca los lineamientos del trabajo de jesuitas y laicos, el cual, a su vez, trata de responder a los desafíos que tenemos como Iglesia en Latinoamérica. En él se señalan seis prioridades: “cercanía y compromiso con quienes viven en las fronteras de la exclusión, profundización y articulación del trabajo con jóvenes, diálogo entre fe y culturas, conciencia y solidaridad latinoamericanas, espiritualidad encarnada y apostólica, y fortalecimiento del cuerpo apostólico y colaboración en la misión”. Estas prioridades son respuestas a las necesidades que enfrentan los países latinoamericanos, a las cuales tratamos de responder desde los centros sociales, universidades, voluntariados, centros de espiritualidad, entre otras obras.
La revisión del PAC arrojó buenos resultados. Porque, por un lado, se verificó que, mediante las prioridades, estamos respondiendo a las necesidades de las poblaciones con las cuales tenemos contacto, y porque, por otro lado, al trabajo que venimos realizando se han sumado y se van sumando cada día más personas. Pero no solo eso fue lo que nos entusiasmó a los que estuvimos reunidos esos días, también fue motivo de alegría el contar con la presencia del Padre General, Arturo Sosa SJ. El primer jesuita latinoamericano elegido Prepósito General de la Compañía de Jesús. Él nos recordó que cada vez aparecen nuevos desafíos en Latinoamérica, y que es necesario convencernos de que es posible afrontarlos desde una mirada confiada en la misericordia de Dios.

Quizás la frase del P. Sosa que más eco hizo en esos días fue, “la audacia de lo imposible”. Vemos imposible realizar algo, dice el Padre Sosa, cuando estamos aferrados a las cosas, eso que en lenguaje ignaciano denominamos afectos desordenados. “La audacia de lo imposible es aquello que nos lanza a mirar más allá de lo imposible, es quitarse de la mente que el cambio es imposible”. Esta manera de pensar a la que alude el Padre General trae aires nuevos a la Iglesia e imprime un modo de proceder que, creo yo, es necesario en el escenario de hoy.

Como latinoamericanos es necesario convencernos, por ejemplo, de que es posible afrontar y acabar esta epidemia de la corrupción. Convencernos, como peruanos, de que es posible la reconstrucción de un país acechado por las lluvias y los desbordes de los ríos; de que es posible cambiar nuestras actitudes que deshumanizan. Convencernos, en definitiva, de que un mundo mejor es posible.


Dennis Mundaca Gonzáles, SJ 

Estudiante de Filosofía – Universidad Antonio Ruiz de Montoya
Integra el equipo de Pastoral Penitenciaria del penal Castro Castro.

 

 

Conoce más sobre inPACtando en: http://www.impactandosj.org/
Sobre nuestras Prioridades Apostólicas en: http://www.impactandosj.org/pac/
También en los siguientes videos:

 

Check Also

Los excluidos ¿Solo Dios los ama?

Por Carlos Morales SJ | Aprox. 5 min. de lectura. Hace algunos meses tuve la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − = cero