Últimas Noticias
Home / Opinión / Utopía e ideología en la realidad actual del Perú

Utopía e ideología en la realidad actual del Perú

Por: Marcelo Mejía, SJ

Fotografía: David Huamaní.
Fotografía: David Huamaní.

La sociedad peruana atravesó una época de bonanza económica y social entre los años 2004 y 2008, durante los períodos presidenciales de Alejandro Toledo y Alan García. Esto se debió principalmente a un conjunto de políticas que favorecían sobre todo al sector minero, y que, adaptadas y fortalecidas durante el período presidencial de Toledo, repotenciaron la idea de alcanzar una sociedad mejor para todos. Esa se convirtió, como veremos a continuación, en la esperanza de vivir una “utopía”.

El sociólogo alemán Karl Mannheim define “utopía” como el momento en el que los hombres (la sociedad) tratan de poner en práctica sus sueños acerca de una sociedad mejor (citado por Klaiber, 2005; p. 1). Ese sueño de una sociedad mejor del que habla el autor se ve concretado, en el caso peruano, en aquél constructo que se denomina “igualdad de oportunidades”.

Igualdad de oportunidades puede entenderse simplemente como el respeto mismo a la diversidad de situaciones, propuestas y grupos culturales en un determinado nivel de la dinámica social. Al establecerse un modelo en el que las oportunidades alcanzan un máximo beneficio social, es posible inferir y hasta palpar que la sociedad está apostando por alcanzar un futuro diferente, fundamentándose, principalmente, en la base de una economía estable que favorece el bien común. Para demostrar esto en el caso peruano, podemos señalar como ejemplo que los niveles de incidencia de pobreza, entre 2004 y 2008, se redujeron aproximadamente en 14% (INEI, 2010; p. 39). Todo el esfuerzo por alcanzar una sociedad mejor, desde la perspectiva económica y, consecuentemente, social, estaba rindiendo fruto.

Sin embargo, un grupo marginal que, según Mannheim, sería parte del conjunto de hombres dentro de la sociedad que velarían por la “ideología”[1], trastornaron esta visión, llegando a establecer que, esencialmente, la ventana para el progreso –limitado y en este caso extremadamente particular– se hallaba en la aplicación de factores que sólo procurarban el beneficio de un reducido grupo. Pensemos en una forma de idealización, aplicada por este afanado grupo, el neoliberalismo.

Según Bourdieu, el modelo neoliberal tiende a fortalecer a quienes ostentan el poder y respalda los intereses de aquellos a quienes representa (1998; p. 2). Esta forma de idealizar contrasta finalmente con la idea de una construcción utópica, considerando que favorecer a unos pocos no ayuda en nada a la construcción de una sociedad en la que se pretende la “igualdad de condiciones”. La brecha es tan pronunciada que, utilizando el mismo ejemplo de la incidencia de pobreza, observamos cómo se produce un alza de casi 4% en el período comprendido entre 2010 y 2015 (INEI, 2016; p. 36). Tal vez no parezca tan alarmante, pero considerando la cantidad de habitantes en el país, aproximadamente 30 millones, pensar que el 21,7% vive en condiciones de pobreza debe resultar cuestionante (INEI, 2010; p. 56).

Esto nos llevaría a pensar que estamos atravesando ya no un momento de transición entre “utopía” e “ideología”, sino que somos parte de una sociedad ideologizada, en función de lo señalado por Mannheim. Para volver a aspirar a la utopía en nuestra sociedad es necesaria una evaluación de nuestras propias actitudes y la reconsideración de una sociedad que se pueda construir en “igualdad de condiciones”.

[1] Cf. Klaiber, 2005; p. 1

marcelo


M
arcelo Mejía Chávez, SJ
Estudiante de Humanidades – Universidad Antonio Ruiz de Montoya.
Equipo de pastoral – Parroquia la Virgen de Nazareth, El Agustino.

 

 

Check Also

Una fe razonada es una fe para la vida.

Por José Luis Valle, SJ | Aprox. 5 min. de lectura.  Hace casi un mes, ...

One comment

  1. Un gran aporte sin duda, con un enfoque no solo economico sino humanistico, que es de gran importancia para la metalidad y actuar de la comunidad peruana. A mi parecer es un analisis pertinente para la epoca en la que el mundo en sí está atrAvesando, y nos ayuda a pensar en la forma como llevamos nuestra vida e influencia en la sociedad, ya que un cambio en estos parámetros es importante para llegar a una igualdad no solo de condiciones sino tambien de todos los ámbitos en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 × = siete